Para una correcta conservación, el azafrán debe mantenerse protegido de la luz y la humedad. Antes de especiar los alegres manjares, infusiona los estigmas en agua templada (ni demasiado caliente ni demasiado fría): 60 ºC sería la temperatura ideal. Permíteles un reposo de entre 15 y 30 minutos.